Nuestras raíces se remontan a los años 30 cuando un grupo de avanzadas chilenas se organizan en al MEMCH para luchar por la igualdad de derechos de las mujeres.
El MEMCH permaneció activo durante dieciocho años y jugó un protagónico papel en las luchas que libraron las mujeres de esa época. Su organización se extendió a lo largo de todo el país y sus acciones fueron decisivas para lograr finalmente en 1947 el derecho a voto para la mujer.
Con el paso del tiempo muchas de las dirigentes del MEMCH se fueron integrando a otros espacios políticos y esta importante organización se fue paulatinamente extinguiendo, dejando para las nuevas generaciones de mujeres, un valioso legado de experiencia y desafíos que hasta hoy continúan vigentes

 

 

 

El MEMCH del 83
En julio de 1983 renace el MEMCH como instancia de Coordinación de Organizaciones de Mujeres. Participan en su refundación dos importantes dirigentas y fundadoras del antiguo MEMCH. Elena Caffarena y Olga Poblete.
El nacimiento de este nuevo MEMCH, se da en plena dictadura, como culminación de un proceso de búsqueda por parte de las mujeres para encontrar caminos de unidad y convergencia que les permitieran enfrentar los difíciles momentos que se vivían en Chile.

Esta instancia se oriigina en el marco de la presentacion de una Antología del MEMCH, escrita precisamente por doña Olga y doña Elena y para diferenciarla de los años 30 MEMCH, se le denomina MEMCH 83. Por largo tiempo el MEMCH’83 articuló a más de catorce organizaciones de mujeres en torno a los siguientes objetivos y principios:
La lucha por la democracia y el respeto a los derechos humanos.
La eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer.
La solidaridad con el movimiento femeninointernacional y la preservación medio ambiente.
Consecuente con su declaración de principios, una parte importante de su accionar en esta etapa se centró en la lucha antidictatorial.

Durante todos los años de dictadura, el MEMCH participó activamente en las protestas y acciones que se desarrollaban en defensa de los derechos humanos. Por su vocación unitaria y capacidad de convocatoria jugó un destacado papel en la articulación de las mujeres y en el desarrollo de acciones comunes en la lucha por la democracia.

En el año 1987, gracias a un proyecto de capacitación aprobado por la Comunidad Económica Europea, pudimos arrendar nuestra primera casa y sobrevivir a las duras dificultades y contingencias que nos imponía la dictadura.

El MEMCH ACTUAL
Al iniciarse en Chile el proceso de transición a la democracia, el MEMCH 83 debió forzosamente readecuar su estructura a los “nuevos tiempos”.

Razones económicas y políticas habían ido debilitando a las organizaciones que integraban la coordinación. Carecíamos de recursos materiales y humanos para mantener una organización de carácter nacional.

Abrimos dentro del MEMCH un largo proceso de discusión acerca de como podíamos ir cumpliendo nuestros desafíos en esta nueva etapa. De la discusión nació la necesidad de refundir las organizaciones que se coordinaban en el MEMCH en una sola para asegurar su continuidad. Así fue como el MEMCH 83 de una instancia de coordinación se transformó en una organización en si, que comenzó a funcionar bajo el nombre MEMCH. Fue necesario también iniciar los trámites para obtener personalidad jurídica y transformar al MEMCH en una ONG.
Definimos que la misión del MEMCH en esta nueva etapa debía ser la de contribuir a la mantención y fortalecimiento del movimiento de mujeres y a su readecuación al proceso político que se iniciaba en Chile.

Para ello nuestro énfasis principal ha sido trabajar con mujeres de sectores populares e impulsar su proceso de desarrollo personal y su conciencia de ser sujetas de derechos, como un camino para fomentar el ejercicio de su ciudadanía. Contribuir a la articulación de las organizaciones de mujeres y al fortalecimiento de las redes temáticas. Entregar instrumentos a las mujeres para fortalecer sus liderazgos y para lograr su autonomía social y económica..